La farra no la pagan los gerentes

En 20 años más nuestra ciudad perderá su condición de anfiteatro natural frente al mar si dejamos que los planes delirantes y expansionistas de la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV) se concreten. Es imperioso llamar a la cordura y repetir que la nuestra es una ciudad Portuaria, Universitaria y Turística.

Dejar que las cosas sigan como pretende EPV implicará que en un par de décadas Pancho Gancho sólo tendrá dos playas (Torpederas y Portales), y que el resto del borde costero lo perdamos de vista entre contenedores y edificios, según los planes de los frenéticos y apurados directivos de esta empresa que ya podemos considerar antiporteños.

En preciso informarse sobre los planes que están vendiendo como pan caliente, como lo demuestra el siguiente link: www.empresaoceano.cl

En este video, el  sobreviviente gerente de EPV (sobrino político de Tohá)  hace gala de las capacidades diseñadoras de los planos referenciales de las proyecciones para nuestra ciudad, obviamente jugosas para unos pocos. Este gerente general, Harald Jaeger, es un comerciante, para él Valparaíso no es más que una mercancía que se ofrece para el usufructo de un par de operadores  portuarios. No hay personas, vecinos, ni trabajadores en su mirada. No existe la humanidad, ni sus derechos consagrados. En su propuesta, todos deben aceptar las condiciones propuestas por profesionales de dudosa capacidad integral y en silencio.

No deja de llamar la atención que la exposición del gerente contó con  la presencia de autoridades como el senador Francisco Chahuán y el ministro de Transportes,  Pedro Pablo Errázuriz Domínguez, quienes no han dicho palabra alguna sobre la propuesta  del empleado Jaeger. Con tal silencio, sólo se hacen cómplices del delirio gerencial e incurren en faltas graves pues afectan al Estado de Chile que gasta una buena cantidad de dinero en planificación territorial. Estas autoridades debieran, al menos, investigar qué hay detrás de tanto entusiasmo y apuro por dejarnos sin vista al mar, qué intereses se juegan en la gerencia general de EPV, más aún, habiendo alternativas de desarrollo real que protegen los derechos ciudadanos y del Patrimonio de la Humanidad que es nuestro querido puerto.

Nosotros, los verdaderos porteños,  vemos el desarrollo de la ciudad de una forma más armónica, sabemos que se puede crecer sin dejarnos caer al barranco, sabemos que bajo el discurso monotemático y corporativista de un gerente querellado por fraude al fisco, existen sombras que debemos despejar.

La claudicación anticipada de las autoridades regionales y locales, la ausencia de la necesaria voz de urbanistas y arquitectos, así como de la Cámara Regional de Comercio, se vuelve sospechosa.  Esa complacencia y la falta de responsabilidad con el futuro de nuestra ciudad en su desarrollo y crecimiento son inaceptables porque afectan a las personas.

Nuestra mirada es distinta, debemos reservar terrenos justamente para los seres humanos, tenemos la obligación de resolver la falta de espacios públicos de nuestra ciudad mirando al borde costero desde el Muelle Prat hasta el Muelle Barón. Así vamos a potenciar el turismo ávido de nuestra identidad choriza y única. Así, la juventud que hoy estudia en Valparaíso tendrá dónde admirar esta maravilla y de la misma forma aportará al desarrollo, dejando el crecimiento del negocio portuario radicado desde el Muelle Barón hacia el norte, para sacar la carga por vía elevada desde Cabritería. Eso es razonable, potente y una mirada que no hipoteca el futuro.

En Valparaíso no hay espacio para la exclusión, menos para el silencio cómplice que beneficia la mediocridad disfrazada de cargos vacíos de talento, pero colmados de avaricia vasalla. Sabemos que ese es el mismo gran talento desplegado en Europa que ha sumido a las grandes mayorías en la pobreza, mientras pagan la farra de los gerentes y de algunos generales. Interpelamos  a la inteligencia y capacidad de los porteños y sus empresas expertas en el negocio de puerto a levantar proyectos que sean coherentes con nuestra cultura y que defiendan nuestras cuestiones identitarias.

Jorge Bustos
Dirigente de los Trabajadores Portuarios
Ex candidato a Alcalde de Valparaíso
Movimiento Nueva Fuerza

Anuncios

One Trackback to “La farra no la pagan los gerentes”

Envíenos sus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: