Las miles de banderas, los curas y las 250 lucas

< Volver a Blog de Jorge Bustos

(Domingo, 6 de mayo de 2012)

Si bien en este mes todos se acuerdan de los trabajadores y preparan sus mejores frases para aparecer en la tele, este 2012 algo de especial ha tenido: la masividad de las movilizaciones, las voces generalizadas en contra del apernamiento en la dirigencia sindical de quienes no son trabajadores y, a pesar de eso, todos marchan detrás y con los trabajadores, en particular con sus dirigentes, pues los trabajadores han estado ausentes de este proceso de transición iniciado por los jóvenes estudiantes.

Es relevante y acertada la voz levantada por la Iglesia Católica pidiendo subir el sueldo mínimo a 250 mil pesos mensuales. Claro que para ser justo, los trabajadores reclamamos que se aplique a lo menos el IPC a esa cifra. En 2007 se planteó esto por primera vez, por lo que ahora debiésemos andar pasadito los 300 mil.

Que la misma petición ahora aparezca de boca del presidente de la CUT en el discurso central de la manifestación del Día Internacional de los Trabajadores aparece como un despropósito, no por lo extemporáneo del discurso y la cifra, sino porque parece que este dirigente no lee los diarios o vive en algún mundo en el que ni los trabajadores ni el pueblo vivimos.

Las voces desde el gobierno varían según el ministerio y si son cartas presidenciales o no; sin embargo, se debe reconocer que han sido capaces de formular un discurso común, tal como alguna vez lo hizo el fraccionado bloque gobernante anterior. Los actuales dicen que si se pagan los 250 mil, la cesantía crecerá entre un 10 y un 12%, y los anteriores decían que si bien el país crecía en muchos aspectos, subir el sueldo mínimo “por ahora es imposible”.

Como sea, lo claro es que el sueldo mínimo, así como el tema previsional, el de la salud, la educación gratuita, la vivienda digna, la renacionalización de nuestros recursos naturales y una nueva constitución, tienen un denominador común: sin la participación activa de los trabajadores, no habrá solución.

Ya hace un par de años le planteábamos a representantes del bloque político derrotado que dejaran a los trabajadores decidir y elegir libremente a sus dirigentes y que nos los impusieran desde acuerdos salidos de sus direcciones. Esperemos que después de todo lo ocurrido, lo advertido y pedido, el resultado sea el que hoy exige nuestra historia.

Ese sentimiento, la necesidad de lo anterior, es el motivo por el cual este año marcharan cientos y miles de banderas acompañándonos en nuestro día. Sin embargo, en mi opinión, no se trata sólo de acompañarnos los 1º de Mayo, de venir a imponernos ideas “revolucionarias” que muchas veces ni siquiera se entienden, con discursos memorizados. Más bien se trata de fundirse, escuchar y entregar las herramientas necesarias para que avancemos juntos. Nosotros, los trabajadores, también queremos un mundo mejor, una Patria buena, para todos y todas.

Parafraseando a Alejandro Goic: “Procuramos hacer de Chile no sólo un país desarrollado, sino una economía que esté al servicio del hombre, de la mujer, de los más pobres. Porque un sistema como el que tenemos, que no satisface las necesidades fundamentales de los más pobres de Chile, es un sistema que no es justo”.

< Volver a Blog de Jorge Bustos

Anuncios

Envíenos sus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: