Se ganó una batalla, no la guerra

< Volver a Blog de Jorge Bustos

(30 de abril, 2012)

La semana que recién pasó, las ciudades puertos recibieron buenas y malas noticias que, por cierto, no han sido publicitadas en su real magnitud, porque al parecer a nadie le interesa levantar banderas con los temas en cuestión.

Lo primero a destacar es que los más ortodoxos derechistas, en sus intentonas centralistas -que no sólo han sido de este gobierno, sino que también se han expresado en los largos años de administración de la Concertación- pensaron que esta vez sí lo lograrían, que por fin ahora que son gobierno se plasmaría su cometido. Además, cómo podría fallar si Fontaine era número uno en el Ministerio de Economía, el gran gurú del monopolio al que nadie podría decirle que no. Raya para la suma: los puertos secos o “almacenes extra portuarios” se quedan en nuestras ciudades y bajo nuestras circunscripciones y el gran gurú de la economía neoliberal sólo se transformó en un fusible de la política de Piñera. Gran golpe a las intentonas monopólicas.

La pregunta es ¿por qué no se pregona a los cuatro vientos esta noticia que era un duro golpe a la subsistencia de nuestras ciudades si se llegaba a implementar? La respuesta se debe buscar en la unidad, en la defensa de lo propio, en saber entender la escala de prioridades de la ciudadanía, en la decisión de los líderes de un territorio para unirse y detener este escamoteo del centralismo contra nuestras ciudades. La Coordinadora de Defensa de las Ciudades Puertos ha sido una gran herramienta de los Gremios de la Industria del Comercio Internacional. Ha sido el frontón que con la razón y la fuerza detuvo la medida 23 de la Agenda de Impulso Competitivo anunciada por el Presidente el 21 de mayo del año pasado.

La mala noticia es que el equipo de gobierno -hacienda y economía- decidieron llevar al legislativo el tema del cabotaje e insistir en abrirlo al mercado, poniendo en riesgo cuestiones estratégicas y de seguridad nacional, además de no exigir la reciprocidad de quienes serán los nuevos socios, es decir, esto es como entregarle la hija mayor al yerno y decirle que cuando quiera la devuelva.

Esperemos que los diputados y senadores sean menos permisivos que con las últimas leyes y entiendan que ésta puede ser su salvación dado que sus últimas acciones corporativas han sido -a lo menos- impresentables.

< Volver a Blog de Jorge Bustos

Anuncios

Envíenos sus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: