Nuestros orígenes

Los orígenes de Nueva Fuerza se remontan al año 2009, cuando se forma el Colectivo Punto de Partida,  espacio ciudadano en el que se reflexionó críticamente la realidad que vivía el país con el triunfo de Piñera en las presidenciales.

Buscando construir alternativas políticas a la decadente realidad conformada por la Concertación y la Alianza, distintas actividades y reuniones dieron pie primero a Proyecto Valpoh, que luego pasó a llamarse Poder Ciudadano, con distintos actores sociales y políticos que comenzamos a debatir respecto de la posibilidad de constituir una alternativa en las elecciones municipales 2012.

UNA NUEVA FUERZA

Con las lógicas diferencias propias de la reflexión sobre nuestra realidad, un grupo participante de todo este proceso conforma finalmente el Movimiento Social y Político Nueva Fuerza, que surge como un instrumento político de las organizaciones y dirigentes del mundo social para desplazar del poder a la partidocracia, al duopolio político que ha gobernado Chile por más de dos décadas, favoreciendo la concentración de la riqueza en unas pocas manos, favoreciendo la explotación y marginación de los trabajadores y ciudadanos de este país, favoreciendo la depredación de nuestras riquezas y recursos naturales por parte de los capitales transnacionales.

Nuestro pueblo ha comenzado a movilizarse. Ayer fueron los ambientalistas, los estudiantes. Hoy, son las ciudades de las regiones más postergadas de la nación las que se levantan. Los ciudadanos hemos despertado; ahora, el próximo paso debe ser la organización.

Una ciudadanía movilizada y organizada puede y debe desplazar de los espacios de poder a la minoría económica dominante, representada por la centro-derecha, quienes después de 22 años de cogobierno han quedado en evidencia como servidores de dicha minoría, por sobre los intereses de la gran mayoría de los ciudadanos de este país.

NUEVA FUERZA se constituye como un movimiento, como una organización capaz de operar en redes, respetando la autonomía de sus partes y la diversidad de sus componentes. Un movimiento que opera como un todo a partir de su unidad programática.

La unidad convocante de este movimiento se resuelve en cinco puntos básicos irrenunciables:

  1. La defensa, promoción y ejercicio efectivo de los derechos humanos, interpelando al Estado respecto de sus compromisos y obligaciones en materias de trabajo, salud, educación, vivienda, previsión social y protección del medio ambiente.
  2. La soberanía nacional expresada en la recuperación de las riquezas naturales del país. El agua, el cobre, el litio, los recursos marinos, etc. deben ser puestos bajo dominio y al servicio de todos los chilenos.
  3. El fin al lucro en salud, educación y previsión social; el fin a la especulación y a las privatizaciones. El Estado debe cumplir los roles de regulación y producción para beneficio de todo el país.
  4. La descentralización política y económica del poder. La autonomía de las regiones, de las comunas y de las organizaciones territoriales es fundamental para el desarrollo de las mismas. Una localidad que posea ciertas riquezas naturales o una actividad económica potente propia del lugar debe ser la beneficiaria primera de las ganancias que de allí se generen. Las riquezas naturales pertenecen a todo el pueblo y la distribución de sus beneficios debe realizarse bajo el criterio de un desarrollo sustentable, armónico y unificado de todo el país.
  5. Todo lo anterior no es posible de alcanzar en el marco de un sistema político-económico que fue implantado a partir de un golpe de Estado y de un bando militar llamado “Constitución del 80”, normativa que terminó siendo legitimada por los sucesivos gobiernos de la Concertación la que, a su vez, consolidó y profundizó el modelo neoliberal impuesto en dictadura. Por lo tanto, es tarea prioritaria de todas las organizaciones y ciudadanos que buscamos cambios de raíz para superar las injusticias en nuestro país, el trabajar por una Asamblea Constituyente Soberana que nos permita definir e implementar una nueva y democrática Constitución Política del Estado de Chile.
Anuncios

One Comment to “Nuestros orígenes”

  1. Es importante entender la reivindicación de la Asamblea Constituyente soberana y autoconvocada como una lucha contra el sistema, que incluso va más allá de esta institucionalidad porque precisamente ésta es antidemocrática. De hecho, la ideología de la derecha en sus diversas variantes- sea liberal o conservadora, fascista o populista, fundamentalista o socialdemócrata- siempre ha sido excluyente y segregacionista. Lo es porque reivindica el egoísmo y el éxito personal por sobre el bienestar de la mayoría. En ese sentido defiende una idea del país y del mundo, de la educación, de la salud y de la convivencia en general que es muy irracional.

    Lo planteo de ese modo porque a pesar de que nos habla de la libertad de las personas y de su individualismo extremo, al final con sus políticas de flexibilización laboral, de apertura indiscriminada de la economía y de libertinaje de los mercados, lo que precisamente hace es destruir al sujeto, su vida y sus esperanzas. De hecho, acaba con su humanidad, con la confianza por el otro y así también con la solidaridad que debiera existir entre los hombres.

Envíenos sus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: